jueves, 23 de octubre de 2008

Dos Big Macs


Todo el mundo tiene vicios confesables, en mi caso, fumar, las manualidades, el chocolate o ver los índices de audiencia. Del mismo modo todo el mundo tiene vicios inconfesables, como por ejemplo, ver el Gran hermano, que nadie lo ve y a todo el mundo le repugna y sin embargo cada martes es máximo índice de audiencia (totalmente contrastado). Yo en mi caso es el McDonalds. A pesar de las informaciones, las campañas contra la comida basura o todas las leyendas urbanas sobre sus hamburguesas ¡Me encantan!Las he comido en Madrid, Paris, Málaga, Ronda, Cáceres, Grecia... a cualquier hora y en cualquier momento me comería una de ellas o incluso dos, como ha sido hoy el caso. Seis meses sin probarlas ha sido muy duro. Aún sigo intentando hacer la digestión pero sin duda alguna volvería a hacerlo.