jueves, 13 de marzo de 2008

Segunda prueba

Pues sí. Hoy he tenido la segunda prueba de mi traje de novia. Y lo que en un primer momento debería haber sido maravilloso y relajante se ha convertido en un ¡A Dios pongo por testigo que no volveré a casarme!. Al menos no formando esta parafernalia en la que se está convirtiendo. ¿Qué cómo sucede esto? Ni idea. Cuando las cosas no pasan como uno se espera te ves de repente en bragas y sujetador en un probador donde hace un frío de la muerte mientras tu madre le está montando un pollo (no sin razón) a una pobre dependienta que sería la primera vez que veía mi vestido. Al final todo solucionado y yo dando un consejo a todos/as aquellos/as que estén en edad casamentera o con idea de tal. Si teneis que casaros, y digo si teneis por temas fiscales o de celebración, poned la fecha dos meses antes. Puede que sean los dos meses más estresantes de vuestra vida pero sólo serán dos, y no año y medio como llevo yo.
Pd: Sigo con ganas de casarme, de verdad. Además estoy super guapa con mi traje!!!

1 comentario:

Mari dijo...

Y nosotros deseando ir de boda!!! Aunque tambien estamos pasando lo nuestro, pero todo sea por un boda perfecta. Te la mereces. Besitos.